Espacio para postear cuentos, y noticias relacionadas con el mundo literario.

miércoles, 29 de abril de 2009

Primera imagen: Veo un hombre en el piso, las piernas y los brazos abiertos, unos como si quisiera alcanzar algo; las otras, las piernas, parecen haberse quedado congeladas dando un paso al frente, una, la izquierda recta como una flecha que indica hacia el oeste, la otra levantada y doblada en la rodilla indica la misma dirección.Cerca de donde yace el hombre hay una caja de frunas abierta, algunos de los paquetes rodaron fuera de la caja. El hombre no se mueve. 

Segunda imagen: Un hombre, de pie, aprisiona ambos brazos de una mujer con su mano derecha, la mano izquierda está alzada como si el hombre prestara un juramento. Tiene los ojos rojos, y su boca se mueve rapidamente mientras grita. La mujer está sentada, cómo si no hubiera esperado esa reacción. Un niño los mira un segundo, apenas con un ojo, intentando no ser visto.

Tercera imagen:  Una mujer y un hombre están sentados en una mesa de metal. La mujer tiene el cabello corto y negro sostiene un encendedor en su mano derecha, con el que el hombre está encendiendo un cigarrillo. Ella sonríe, y mira la boca de él. Él sonríe mirando los ojos de ella, y prende el cigarrillo, sin siquiera mirar el fuego, sólo aspira.  No se ha dado cuenta de que ha sostenido el cigarillo al revés todo este tiempo, y es el filtro lo que ha encendido.

Cuarta imagen. Dos amigos caminan por la bahía de Cartagena. Llovizna un poco pero a ninguno de los dos les importa mojarse. Uno mira el cielo y habla de angeles. La otra piensa en comerse un helado. Ven un arcoiris a lo lejos, parece terminar en el cerro de la popa. Ambos se detienen y observan que bajo el arcoiris se divisa, tenue, otro arcoiris. Ambos sonríen.

Quinta imagen  Un perro gira y gira persiguiendose la cola. O más bien, el lugar en que solía tener la cola, pues se la ha arrancado a mordiscos. Está cansado y adolorido, gime y jadea. Sigue dando vueltas mientras ladra,gime y jadea. Todo el piso está manchado de su sangre. Y una mujer y un joven lo miran mientras esperan al veterinario.